En este momento estás viendo Sobreexposición  de NNyA en redes – Parte 2

Sobreexposición de NNyA en redes – Parte 2

Por qué deberías pensar  dos veces antes de compartir la vida de tus hijos en redes sociales

¿Cuánta información sobre tus hijos compartes en las redes sociales?

¿Cuánto compartes en internet sobre la vida de tus hijos? ¿Y hasta qué punto quieres ver información sobre la vida de los hijos de los demás en las redes sociales?

El “sharenting” -un anglicismo que proviene de share (compartir) y parenting (paternidad)- consiste en documentar las primeras sonrisas, palabras, pasos… y cada una de las anécdotas de los más pequeños en Facebook, Instagram y otras redes sociales.

Y se ha convertido en una práctica tan habitual que el diccionario británico Collins lo incluyó en sus páginas en 2016. Desde entonces, el fenómeno no ha dejado de crecer.

Hasta ahora, no ha existido otra generación de niños con una infancia tan pública. Y es probable que, cuando crezcan, muchos no estén de acuerdo con ello.

  • ¿Deberían los niños tener derecho a vetar lo que sus padres publican de ellos en Facebook?

  • ¿Hasta qué punto es dañino el “sharenting”?

3 categorías

Podría decirse que existen tres categorías de padres en las redes sociales:

  • Los orgullosos
  • Los protectores
  • Los irritados

Los primeros son aquellos a quienes les encantaría que sus contactos de Facebook lo supieran todo sobre sus hijos. Y se encargan de hacerlo publicando cada foto y anécdota a través de la red social.

Savannah Morrison, de Glasgow, Escocia, es una de ellas.

“Me encanta publicar fotos de mi pequeño en Facebook e Instagram. Me encanta que mis amigos y familiares las comenten o hagan clic en ‘Me gusta'”, le cuenta a la BBC.

“También disfruto comentando y haciendo like en las fotos de los hijos de mis amigos y familiares. Me parece increíble que pueda sentirme parte de sus vidas estando a miles de kilómetros de distancia”.

“En mi opinión, mientras las fotos no sean indecentes y se pueda justificar la presencia del niño (si se le pregunta cuando crece) no hay problema”, agrega.

Lo que genera debate es que, para muchos, el solo hecho de publicar una foto sin el permiso del menor ya es indecente.

Son los protectores de la privacidad, no menos orgullosos de sus hijos pero mucho más cautelosos a la hora de publicar imágenes en las que aparecen los menores.

Toda su infancia está publicada en las redes sociales. ¿Qué pensarán sobre eso cuando sean mayores?

Padres y madres de todo el mundo, desde Shanghái gasta Chicago están publicando las fotos de sus hijos en las redes sociales.

Puede que se dé por sentado pero, hasta ahora, ninguna otra generación de niños había tenido que vivir la experiencia de ver toda su infancia documentada intensa y públicamente de esta manera.

En Reino Unido, el número promedio de fotos que los padres difunden de sus hijos en las redes sociales asciende a 1.498. Y esa cifra refleja tan sólo lo que ocurre hasta su quinto cumpleaños, según una encuesta de Nominet, la empresa británica de registro de nombres de dominio.

Tal vez haya una tendencia global de padres orgullosos en el mundo. Pero ¿qué ocurre con esos niños, sin posibilidad de elección en el asunto?

Cuando tenía 11 años me gustaba la atención. Ahora es raro porque miras atrás y piensas: cualquiera puede ver esas fotos

Dana Hurley, 20 años

Muchos de esos niños están alcanzando ahora la edad adulta. Y no siempre les alegra la perspectiva de que sus primeros años de vida queden preservados en el universo digital.

  • ¿Debemos rescatar a los niños del mundo digital?
  • Fotos de bebés en Facebook: ¿sí o no?

“Cuando tenía 12 o 13 años comencé a darme cuenta de que había cosas [en Facebook] que me parecían un poco embarazosas“, dice Lucy, una adolescente de 16 años de Newcastle, Reino Unido, cuyo padre publicó fotos de ella en la red social desde que tenía 7 años.

¿Estás seguro de que a él no le importará dentro de unos años?

“Hago todo lo posible por no poner ninguna foto de mi hijo en Facebook”, explica la briánica Rosie McDonald.

“Es un ser humano y tiene el mismo derecho a la privacidad que cualquier otra persona. Siendo tan pequeño, su capacidad de comprensión sobre lo que eso significa es mucho menor que la de un adulto”.

Rosie considera que es “su trabajo como madre asegurarse de que los derechos de su hijo son reconocidos y respetados”.

Y por otra parte, hay muchas personas están irritadas y hartas del “sharenting”.

Sus muros de Facebook están repletos de fotos de los hijos de sus amigos y familiares. Y ya tienen bastante con eso.

“Detesto cuando los padres publican cosas como mensajes de cumpleaños cuando sus hijos todavía no son lo suficientemente mayores como para leerlo”, le dijo a la BBC Shaun Bacon.

“No me cuenten si es su cumpleaños o lo orgullosos que están de él o de ella, díganselo a la cara, que viven en la misma casa. No necesito ver eso“, concluye.

El “sharenting” hace que muchos padres muestren sin pudor ni medida fotos de sus bebés.

Ofcom, el regulador de las comunicaciones de Reino Unido, elaboró un estudio en 2017 en el que sugiere que publicar fotos y videos familiares en las redes sociales se ha convertido en un “problema divisorio”.

“Los padres están muy divididos sobre si es o no sensato compartir fotos de sus hijos en internet” le dijo a la BBC Lindsey Fussell, directora de consumo de Ofcom.

“La buena noticia es que de quienes lo hacen, el 80% están seguros de restringir quién puede ver esas imágenes… solo algunos amigos y familiares, por ejemplo”, explica Lindsey Fussell.