En este momento estás viendo Sharenting: el peligro de exponer demasiado a los chicos en las redes – Parte 3

Sharenting: el peligro de exponer demasiado a los chicos en las redes – Parte 3

Subir fotos de nuestros hijos todo el tiempo puede tener efectos nocivos a futuro y abre el riesgo de viralizaciones.

Décadas atrás, documentar la crianza de los niños, hábito que todo padre orgulloso hace casi sin pensar, quedaba reservado al ámbito privado de los álbumes familiares. La aparición de la fotografía digital –que revolucionó el mercado permitiendo tomar y almacenar grandes cantidades de imágenes–, y luego, la irrupción de redes sociales como Facebook primero y hoy Instagram, cambiaron los hábitos y compulsiones en torno a la necesidad natural de querer compartir nuestras vidas con otros.

Al oversharing, algo así como compartir “demasiado” en la web y redes, ahora se suma una nueva vertiente. El sharenting –expresión del inglés que toma share, compartir y parenting, crianza–, refiere a la sobreexposición de todo tipo de información en Internet que los propios padres publican sobre sus hijos.

Si nos guiamos por los números, esto pasa más de lo que se cree. Un estudio de Orange sobre el sharenting revela que “al cumplir los 6 meses, el 81 % de los bebés tiene presencia en Internet. Y antes de los 2 años, el 5 por ciento tiene un perfil en Facebook”.

El sharenting es uno de los primeros malos hábitos que adquirimos en relación a la tecnología y nuestros hijos.

Seba Bortnik, especialista en crianza digital